miércoles, 18 de agosto de 2021

La teórica en al ámbito de desapariciones



Vivir sin saber qué ha sido de un familiar es la dura realidad que conocen miles de personas alrededor del mundo y estas están siendo afectadas por una situación de conflicto. En donde padres, hermanos, parejas e hijos buscan desesperadamente a algún familiar del que se han quedado sin noticias. Las familias que desconocen lo que les ha sucedido a sus seres queridos no pueden dar vuelta la página sobre los hechos que han perturbado su vida.

En general, por personas desaparecidas se entiende aquellas personas de las cuales sus familiares no tienen noticias o cuya desaparición ha sido señalada, sobre la base de información creíble o no.

En primer lugar nos encontramos con las Desapariciones voluntarias:

Aquellas donde la persona quiere ‘desaparecer’, y por ejemplo deja una nota a la familia y se marcha donde nadie pueda encontrarlo.

 

Las desapariciones forzosas, implican que la persona no quiere desaparecer voluntariamente, sino que sufre algún percance que es lo que genera su desaparición.

 

Las desapariciones forzosas pueden ser, por lo tanto, de dos tipos:

1 – De etiología accidental: Pongamos por ejemplo que una persona es víctima de un tsunami y no se la encuentra, o que una persona se marcha a hacer senderismo y se despeña en un lugar poco accesible. Este tipo de desapariciones son provocadas por un fenómeno natural o un accidente.

 

Imagina que el señor Pedro va haciendo running con gafas de sol, no se fija que a mitad del camino hay una piedra y tropieza, con tan mala suerte que se cae por un barranco y fallece, quedando oculto por unos arbustos. Permanece desaparecido 3 días hasta que los servicios de rescate dan por fin con su cuerpo.

 

En cualquier caso, nos interesa la voluntad de Pedro, que no buscaba desaparecer de ninguna manera, sino que solo practicaba deporte y no pudo prever lo que le ocurriría para poder evitarlo.

   

2 – De etiología criminal: Son aquellas en las que una persona desaparece en contra de su voluntad, interviniendo para ello una o varias personas, que tiene una actitud dolosa. La persona desaparecida es secuestrada, su agresor lo ‘hace desaparecer’ porque se deshace del cuerpo, o bien porque la persona es trasladada a un lugar donde no se puede localizar.

 

En cualquier caso de  desaparición siempre recomendamos:

1.       Que lo primero es siempre denunciar ante las autoridades (Policía, Guardia Civil, etc. ) nada más se tenga conocimiento o sospecha en un alto grado de que estamos ante un caso de desaparición. ¡No se deben esperar 24 horas, nunca! Esto es un mito televisivo. Las primeras 24-48 horas en un caso de desaparición resultan vitales para su investigación, y cuanto antes se denuncie, más probabilidades hay de encontrar indicios y pruebas, asi pudiendo encontrar a la persona.

 

2.        Es de vital importancia clasificar las desapariciones de forma correcta para poder acudir al profesional necesario en caso de.

 

3.       Que diferentes tipos de desaparición generan diferentes tipos de víctimas y de victimación, y que no se debe olvidar que los familiares del desaparecido también lo son y en muchas ocasiones serán las únicas víctimas con las que tratemos

 

 La contratación de Oliver Detectives también es útil ya que las investigaciones de desapariciones pertenecen a nuestro campo de actuación y estamos especializados por lo tanto estamos capacitados a ayudar a resolver la situación de la mejor manera que sea posible.

 

 

 

 

Con la tecnología de Blogger.
EN - CAT