miércoles, 22 de julio de 2020

DIME COMO ESCRIBES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES


La escritura de una persona es tan única como su personalidad, mucha gente ignora que al momento que escribimos nuestro cerebro se pone en marcha, ya que al momento que  empieza a surgir la escritura de nuestra mano, toda y cada una de las letras las vamos diseñando, planificando y pensando.



En la era digital en la que vivimos, y especialmente con el uso de los smartphone y  ordenadores  han provocado que hagamos menos uso de la escritura a mano, al punto que ahora ya no se escriben cartas a mano.
Hoy en día la psicografología es una de las técnicas que se utiliza en Europa y sobre todo en españa, que tiene por objeto estudiar las características de la personalidad de los individuos mediante la interpretación  de los dominados  aspectos gráficos de la escritura manuscrita, también la denominan como la “psicología de la escritura”.
Mediante análisis psicografológicos podemos analizar la presencia de rasgos compatibles con determinadas patologías y tendencias en el comportamiento, los grafólogos intentan conocer aspectos de su personalidad que la persona analizada no quiere exteriorizar, ya sea porque no le conviene hacerlo o simplemente porque son inconscientes de ello.


¿Cómo se analiza una escritura?





1. Adquiere una buena muestra: lo ideal para  realizar un estudio que sea infalible debemos contar con un manuscrito  de entre 15 líneas de extensión y un folio; es perfecto si este incluye su firma y lo realiza en un papel blanco sin pautar; mejor aún con al menos unas horas de separación, porque la escritura a mano cambia con el ánimo y las circunstancias. 

2. Observa la presión de los trazos: tenemos personas que  presionan mucho contra el papel y otras tienen un agarre ligero, podemos identificar este aspecto por medio de las marcas de presión al reverso de la hoja, esta característica tiene los siguientes significados.
Mucha presión quiere decir que la energía emocional es alta. El sujeto podría ser intenso, sensorial o vigoroso.
Una presión promedio indicará que la persona es relativamente tranquila pero segura.
Una presión ligera es signo de introversión o es propia de una persona que prefiere situaciones con bajos niveles de energía.

3. Revisa la inclinación de los trazos: la escritura, en especial la letra cursiva, suele inclinarse de izquierda a derecha y analiza la inclinación de esta manera:
Inclinación derecha: cuando el escritor está ansioso por escribir o lo hace rápida y enérgicamente; si esto es repetitivo la persona podría ser segura de sí misma y confiada.
Inclinación izquierda:  podría implicar que la persona quiere esconder sus emociones es una persona poco  colaboradora.
Inclinación recta y vertical: el sujeto controla bien sus emociones.

                                        (Muestra de inclinación de trazos)


4. Línea de base: al escribir en una hoja sin líneas, las personas no suelen escribir en una línea recta perfecta.
Se dice que la escritura ascendente muestra optimismo y un ánimo alegre.
La escritura descendente podría ser una señal de desánimo o agotamiento.
La escritura ondulante que sube y baja podría significar que la persona es inestable o indecisa.

5. Tamaño de las letras: cuando son grandes, la persona podría ser extrovertida; por el contrario, las letras pequeñas podrían indicar que esta es solitaria o introvertida

6. Enlace de las letras: si realizamos un estudio de las letras cursivas son una fuente prolífica pues hay muchas variaciones posibles:
Guirnaldas: estas curvas tienen forma de copa y son abiertas en la parte de arriba, podrían exteriorizar la fuerza y calidez de una persona.
Arcadas: curvas hacia abajo que son más lentas y sobrias, pero que también se asocian a las personalidades creativas.
Filiformes: el trazo se va haciendo cada vez más ligero hacia el final de la palabra y a veces hay puntos continuos en la hoja. Este es un estilo apurado y descuidado, aunque hay otras variaciones.


                                                                                              (Muestra de escrituras filiformes)

La escritura habla de nosotros mismos, revela nuestra personalidad, miedos, valores equilibrio emocional, carácter entre otras; es por ello que nuestro trabajo en Detectives Oliver es precisa e infalible; comprobamos a través de los rasgos gráficos la compatibilidad con ciertas conductas o aspectos psicosociales tan solo el manuscrito de una página es suficiente para emitir un amplio diagnostico de personalidad, determinar autoría de firmas, selección de personal,  analizar el carácter de los hijos inclusive contribuir a la elección de pareja.

Puede ser decisivo en procesos legales y privados, ¡tenlo en cuenta!


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
EN - CAT