miércoles, 31 de octubre de 2018

Ni todos los monstruos llevan disfraz ni únicamente salen en Halloween.

Hoy algunas personas les surge un leve cosquilleo en el cuerpo, de nervios positivos al ser una noche diferente, de miedos encontrados con las ganas de poder ser el monstruo o pesadilla que más anhelan ser, en un ambiente distendido y de alegría, para al fin y al cabo memorar la única noche que creen estar rodeados de monstruos y personajes terroríficos sin ser presas de la muerte. Sin embargo, no saben que durante todo el año es cuando deambulan las verdaderas temibles fieras por nuestras calles, con los cuales compartimos pueblo, aceras, vagones de metro o inclusive trabajo, amistades o familia.

No queremos inducir el miedo en vosotros, pero sí que abráis los ojos, porque realmente estamos rodeados de bien pero nunca hay que olvidar el mal.


En este artículo os queremos resumir cuatro historias reales y desgarradoras de verdaderos monstruos, los que actúan cuando menos nos lo esperamos y de la forma más retorcida e inimaginable. 


El moderno Caníbal de Rotemburgo

Armin Meiwes es denominado por el sector mediático como el Caníbal de Rotemburgo, debido al asesinato y posterior descuartizamiento y canibalismo de una persona, con la que había contactado por Internet, para satisfacer las fantasías de devorar y ser devorado. La curiosidad es que Armin llevaba una doble vida, una con amigos hobbies y apariencia de normalidad y en la otra donde padecía un grave desorden de sus preferencias sexuales, una parafilia, todo y siendo capaz de controlar sus impulsos sucumbió al deseo de comerse el miembro sexual de su última víctima. 

Para los más interesados sobre la horrible historia, existen muchas entrevistas, documentales y hasta una película basada en la historia real de este asesino, llamada igual que su apodo El Caníbal de Rotemburgo.




El mítico, Jack el destripador

Fue un asesino en serie que cometió varios crímenes en Londres en 1888. Las víctimas tenían los órganos internos removidos de manera prácticamente quirúrgica. Después de analizarlas se concluió que sería un hombre de mediana edad, bien arreglado y de aire respetable con un aspecto inofensivo. Probablemente tenía el hábito de llevar capa o abrigo porque de otra forma la sangre de sus ropas y manos hubiera llamado la atención de las personas.





El sectario, Charles Manson

Este asesino serial alcanzó un nivel de maldad que muchos otros asesinos no consiguieron alcanzar. Fue el líder de una secta, en el final de los años 60, y en general abrigaba personas que tenían problemas emocionales profundos y que estaban siempre en contra de sus familiares. Con eso Manson pudo convencerlos a liberar sus instintos asesinos. Después de cada crimen cometido normalmente escribían mensajes en las paredes del lugar del asesinato con la sangre de las víctimas.





La viuda negra, Mary Ann Cotton

Mary Ann, es la asesina en serie más conocida de todos los tiempos. Esta inglesa asesinó más de 20 personas, incluso sus propios hijos, utilizando el arsénico. Entre las muertes están también tres maridos, un amante y diversos niños. Estos últimos los mató para poder obtener dinero del seguro. Fue ahorcada en 24 de Marzo de 1873. 



Así que recordad, estar siempre en alerta ya que las pesadillas pueden llegar a ocurrir en la vida real.




Sindia Alves y A. Oliver
Antropóloga y Detective
de Detectives Oliver

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
EN - CAT