miércoles, 17 de octubre de 2018

Nadie se fía de nadie


¿Piensas que están espiando tu empresa? Pues entonces este artículo es para ti. Vamos hablar del “barridos electrónicos”, una forma útil para eliminar las sospechas de espionaje. ¿Pero, que es en realidad el barrido electrónico? Resumidamente, es la ejecución de inspecciones y búsquedas con la finalidad de detectar, localizar y (si es necesario) eliminar dispositivos espías. Es la contramedida de seguridad más importante, pues busca instrumentos de espionaje activos, sistemas intrusos que captan información, escuchas y pinchazos telefónicos. Puede aplicarse como medida preventiva o como medida secundaria ante una sospecha de fuga de información.

         La verdad es que nuestra sociedad es cada vez más transgresora cuando se trata de nuestra privacidad, ya que se observan cientos de empresas que ofrecen equipos de espionaje accesibles a todo o tipo de personas. Por lo tanto es imprescindible contratar a personal cualificado y con equipos técnicos adecuados, cuando haya sospechas sobre un posible caso de espionaje, ya sea el más sencillo o el más complejo. Los profesionales que se ocupan de efectuar estos barridos son normalmente detectives privados entre otros, contratados para detectar transmisiones de video y/o audio, cámaras, micrófonos ocultos y otros sistemas pasibles de espionaje, pues para la detección de estos equipamientos es indispensable un conocimiento detallado de los medios de espionaje y los sitios donde instalarlos.

         Los barridos electrónicos incluyen desde un registro físico de las instalaciones hasta el análisis del origen de eventuales grabaciones y localización de estos dispositivos. Además, también se puede hacer el rastreo de micrófonos en vehículos o localizar sistemas GPS ocultos. Muchas veces es posible instalar igualmente equipos de contramedidas, como por ejemplo, equipos que generan ruido y que impiden entender y/o grabar conversaciones.

         Las causas por las cuales se efectúan barridos electrónicos son diversas, pero las principales son las fugas de información, trabajadores deshonestos, filtraciones a la prensa y registro de patentes.


         El espionaje está en auge por eso las precauciones de las grandes empresas son cada vez más justificadas, tomando medidas para evitarlo. 

Sindia Alves y A. Oliver
Antropóloga y Detective 
de Detectives Oliver

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
EN - CAT