martes, 29 de mayo de 2018

En la calidad de los detalles se descubren los misterios



¿Es dueño de un establecimiento y quiere saber si sus empleados cumplen las órdenes que se le han dado? ¿Quieres evaluar la calidad del servicio prestado por tu empresa? Todo esto es posible recurriendo al conocido servicio que ofrecen los detectives como Cliente Misterioso.

El Cliente Misterioso o Mystery Shopper es un cliente incógnito que se camufla entre los demás con una determinada finalidad. Es decir, actúan como clientes comunes que realizan una compra o consumen un servicio y luego entregan un informe sobre su experiencia. Este Cliente Misterioso detecta fallas y obtiene información necesaria para que el servicio o el personal de ventas puedan mejorar. No obstante, el podrá constatar también la existencia de fraude interno o externo o incluso identificar formas de aumentar las ventas.

               
              Este tipo de técnica utilizada por las empresas para analizar y evaluar la calidad del servicio que prestan a sus clientes es cada vez más común, porque las compañías no pueden permitirse fallas en la atención al cliente, ya que además de afectar el volumen de ventas perjudica también la imagen de calidad de la propia empresa.

                De este modo, el Cliente Misterioso analiza minuciosamente todo el proceso, evaluando de forma objetiva todos los factores que puedan influir en la elaboración de su informe final. Las herramientas utilizadas se refieren al tratamiento recibido, a la atención del personal de ventas, al precio de los productos, a los servicios que se proporcionan y a la calidad de los mismos.

                Frecuentemente este Cliente Misterioso es ni más ni menos que un investigador privado que recurriendo a cámaras ocultas y a preguntas específicas, elabora su informe sobre la calidad del servicio prestado.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
EN - CAT