viernes, 2 de septiembre de 2016

El trilero ya no utiliza bolas y vasos, sino pisos.


En Barcelona el turismo ha llegado a unos extremos insospechados, aglomeraciones por todas partes, calles sucias, estafas… Tanto la ciudad como el sector turístico se ven degradados cada vez más.

No obstante, ya no como detectives si no como barceloneses, nos importa nuestra ciudad y la calidad de vida que podamos tener como ciudadanos. Sobre todo proporcionando tranquilidad y seguridad a los turistas que visitan nuestras calles y duermen en pisos totalmente legales.

Hay que destacar que el turismo se irá esparciendo por todo el territorio catalán cada vez más,  y que este tipo de picaresca ilegal se establecerá donde se plante un extranjero con maleta y mapa en mano.

Para poder leer parte del artículo, haz clic aquí.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
EN - CAT